El cáncer de mama no es inevitablemente mortal

Para que tomemos consciencia de cuánto incide en el mundo, principalmente entre las mujeres, basta con destacar que el cáncer de mama tiene su propio día conmemorativo: el 19 de octubre de cada año. En esa fecha, las personas visten de rosa o utilizan accesorios de ese color para apoyar el combate de la enfermedad.

Se ha convertido en un hito anual: el mes de octubre como símbolo de la lucha contra el cáncer de mama que más afecta a la población femenina de los países avanzados y en desarrollo. En estos últimos, sucede un fenómeno desfavorable puesto que el cáncer de mama se detecta, por lo general, en una etapa muy avanzada, lo que incrementa el riesgo de mortalidad.

La incidencia mortal del cáncer de mama puede reducirse en la medida en que la detección se realiza en la primera etapa del padecimiento; para ello se requiere una mamografía por tratarse del único método de examinación médica verdaderamente eficaz, aunque existe otra forma de cribado primitiva: la exploración manual del seno.

La Autoexaminación


Ésta se relaciona con la autoexaminación, la cual más que un detector confiable y oportuno de un tumor mamario, es un fomento de concienciación para que las mujeres acudan regularmente donde el ginecólogo. El palpado de las mamas funciona únicamente para detectar casos de cáncer con cierto grado de avance.

No cabe duda de que la mejor manera de descubrirlo a tiempo es por medio de la mamografía (rayos X que detectan zonas anómalas en la mama), y otras imágenes complementarias, como la ecografía (ultrasonidos con que se distinguen lesiones quísticas de lesiones sólidas); la resonancia magnética (exploración radiológica con un campo electromagnético para la obtención de imágenes del seno); o la biopsia (extracción de la muestra del tejido del área sospechosa para analizarlo microoscópicamente).

Estos recursos médicos para descubrir la existencia de cáncer de mama confirman aquello que la sintomatología manifiesta: hinchazón de parte o de todo el seno, irritación o hendiduras en la piel, dolor en el seno o en el pezón, enrojecimiento, descamación o engrosamiento de la piel del seno o del pezón y secreción en el pezón.

Sintomas del cáncer de mama


Los síntomas y la enfermedad en sí pueden atacar con mayor propensión a las mujeres con los siguientes factores de riesgo: más de 50 años, menopausia tardía, predisposición biológica hereditaria, uso de anticonceptivos orales o tratamientos de sustitución hormonal, consumo de alcohol, sobrepeso, obesidad, falta de actividad física, mala alimentación, entre otros.

Las manifestaciones pueden prevenirse o retrasarse con una dieta rica en verduras, frutas, aves, pescado o productos lácteos bajos en grasa; al igual que con ejercicio físico constante. Estas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) buscan paliar la prevalencia de esta enfermedad cuyos nuevos casos rondan anualmente los 1.38 millones y que desencadena el fallecimiento de casi 450 000 personas al año.

Fuentes:
Organización Mundial de la Salud (OMS)
American Cancer Society
SEOM
Matsa

  • On 13 octubre, 2016